Terminado el proceso de corrección, la obra está lista para el próximo paso: el diseño. Esta etapa significa darle forma al libro: cantidad de páginas, tipo y cuerpo de caracter, importancia de títulos y subtítulos, categorización de temas.

La maqueta lista e impresa se denomina galera y no es más que un “ensayo” de cómo va a quedar el trabajo impreso.

Sobre la galera también se hacen ajustes y correcciones.

Paralelamente, se trabaja el diseño de tapa y también se fijan sus características técnicas: gramaje del papel o cartulina, con o sin solapas, tipo de laminado.

De acuerdo a la temática, al target y a las características temporales del mercado, se boceta la tapa hasta alcanzar el ideal del proyecto.

De la tapa también ser hacen pruebas de color.

Ajustado y aprobado el diseño de interior y tapa, lo que sigue es la impresión, tanto en forma de libro tradicional, como en el novedoso “venta por demanda” o bien como ecolibro o eBook.