Comprende esta etapa la lectura crítica de la obra, para poder definir a qué segmento de lectores está destinado el libro, y para un mejor aprovechamiento del planeamiento estratégico general.

Una primera lectura acerca a la editorial con el autor y los posiciona juntos frente a cómo publicar un trabajo inédito.

La corrección, de la que no escapa ningún libro, ni ningún autor –por consagrado que sea- pulirá el original de posibles defectos de tipeo, errores de ortografía, de ortotipografía y de sintaxis. Eventualmente, se puede además dar un toque al estilo, siempre con la anuencia del autor y en tanto no se modifique la esencia ni el espíritu del original.