Con el feroz avance de los sistemas de impresión, describir un proceso típico sería quedarse en el tiempo. Hoy el CTP (Computer To Plate) y poderosas impresoras offset, pueden resolver la impresión de un libro en pocas horas, llevando al mínimo el histórico desperdicio de papel.

Interiores y tapas, toman ya su forma definitiva.

La culminación del proceso editorial es la encuadernación. Allí se define la apariencia final del libro.

Es de esta competencia, el sistema a aplicar para encuadernar: pegado, con sus múltiples variantes, o cosido, el sistema tradicional que permite al libro ya confeccionado mayor versatilidad.

De acuerdo al circuito comercial donde el libro haga su debut, corresponderá o no el termoenvasado uno a uno.